F_cab

Arqueológico de Betancuria (Cerrado temporalmente por obras)

 

El interesado en conocer el pasado prehispánico de Fuerteventura no debe pasar por alto visitar el Museo Arqueológico de Betancuria, el lugar idóneo para conocer la forma de vida de los antiguos pobladores de la Isla.

Betancuria

El Museo Arqueológico se encuentra ubicado en la calle Roberto Roldán s/n. Una antigua vivienda representativa de la arquitectura tradicional del momento sirve para acoger las dependencias de este espacio museístico. La vivienda fue propiedad de la familia Martín Fajardo hasta que fue donada en 1984 al Cabildo majorero.

La historia del museo se inicia con la donación de varias piezas de los antiguos mahos encontradas por casualidad en el campo majorero. Vicente Ruiz, un vecino de Betancuria, fue el encargado de recoger y organizar el material en los primeros momentos.

Betancuria

Betancuria


Tras cruzar la puerta, los visitantes podrán recibir información sobre la riqueza paleontológica de la Isla. Fotografías y maquetas de los hábitats aborígenes, restos de cerámica, útiles de hueso o moluscos ayudarán a conocer la vida de los mahos. Sin olvidar, los ídolos religiosos realizados en piedra y la información sobre Tindaya y sus podomorfos como centro del mundo mágico-religioso de los antiguos majoreros. Paneles e ilustraciones invitan a pequeños y mayores a una lectura sosegada con la que descubrir de qué se alimentaban los mahos, las técnicas del pastoreo y la pesca o cómo se las ingeniaban para conseguir la preciada agua.


Betancuria


Mapas y láminas explicativas ayudarán a imaginar al foráneo cómo fue la conquista normanda en el siglo XV durante el reinado de Enrique III. Elementos etnográficos utilizados hasta hace unas décadas por los majoreros completan el recorrido por esta bella edificación. En la puerta dos cañones utilizados para luchar contra los piratas en el pasado, hoy meros testigos de épocas pasadas, dan una bienvenida pacífica a los visitantes.

Pero Betancuria es algo más. El lugar al que llegaron los conquistadores normandos en el siglo XV y la primera ciudad de la Isla. En ella se asentaron los nuevos colonos atraídos por la fertilidad de sus terrenos y la situación geográfica que impedía la entrada de los enemigos de la corona.

Hoy Betancuria guarda importantes tesoros como la Iglesia de Santa María de Betancuria, las ruinas del convento de San Buenaventura y la ermita de San Diego de Alcalá. Las casas señoriales y pequeñas construcciones de la clase campesina se integran en medio del paisaje junto a norias para extraer agua y que, en otros tiempos, abastecieron a la población de la zona.

Huellas del pasado señorial que se presentan al visitante como fotografía de recuerdo de la Fuerteventura más cultural y comprometida con su pasado.

Betancuria

 

            Horario : De martes a sábado de 10.00 a 18.00 horas.

Museo Arqueológico de Betancuria : 646 972 201

Tel.: 646 972 201 / emuseos@gmail.com

 

 

Betancuria